sábado, 6 de agosto de 2016

Quien va a Santiago y no al Salvador...


Visita al criado y deja al Señor.



Ese es el dicho popular que deja claro la importancia de Oviedo en el Camino de Santiago. Desde Oviedo se realizó la primera peregrinación a Santiago y la llevó a cabo el rey Alfonso II el Casto en el S. IX, siendo el recorrido por él realizado el que se conoce como "Camino Primitivo".

Cualquier día es bueno para visitar al Titular de la Sancta ovetensis, San Salvador, pero hoy es uno de los más especiales. El 6 de agosto, festividad de la Transfiguración del Señor, la imponente talla románica en piedra de San Salvador de Oviedo se engalana con ramas de laurel que son bendecidas al finalizar la Misa de la mañana y que los fieles llevan a sus casas. Según la tradición popular estas  protegen a las casas de tormentas y otros peligros durante todo el año.

Hoy el Deán de la Catedral de Oviedo, don Benito Gallego, y parte del Cabildo celebraban la Misa de la Transfiguración del Señor, con la presencia de parte de la Corporación municipal (concretamente la que no forma el Gobierno actual) y hasta allí nos acercamos. 

Aquí os dejamos un pequeño reportaje:









No hay comentarios:

Publicar un comentario