martes, 29 de marzo de 2016

Se han equivocado, y lo saben.


Ha llegado el final de la Semana Santa y los miembros del Gobierno municipal no han tardado nada en hacer balance.



"La nota la dieron, pero tamaño concierto no tuvo aplausos más que el desconcierto de su enojo y la triste exhibición de su plumero."

Ha bastado esta simple frase en la estupenda homilía del Domingo de Pascua del Arzobispo de Oviedo para que hoy nos despertásemos con las respuestas de los miembros del Gobierno de la ciudad de Oviedo en los medios escritos.

El señor Sánchez Ramos arremete contra el Arzobispo de Oviedo y le reprocha que tome partido, que opine y le recrimina ciertas acciones que se presupone que son solo propias de su condición de rancia izquierda. Lamentable, quieren callarnos, que no opinemos, no cuenta lo que nosotros o en esta ocasión quien nos representa a todos los cristianos de Asturias pueda decir. ¡Faltaría más Sánchez Ramos!, claro que opinamos y claro que no nos callaremos. Por otro lado dice el responsable de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo que el éxito del turismo en Semana Santa en Oviedo se debe solo a una competición infantil de fútbol. Pues claro que ha contribuido,  de acuerdo, ha contribuido a llenar los hoteles .Nosotros, que nos pateamos todas las procesiones de Oviedo, le podemos decir que este año era muy normal ver montones de chavales con sus equipaciones deportivas acompañados de sus padres. ¡Vaya!, ¡les interesaban las procesiones de la ciudad! , y ¿sabe lo que ha pasado con toda esa cantidad de "Turistas deportivos"?... ¡que no tenían información de la Semana Santa de Oviedo!. No la tenían ellos , no la tenían los demás turistas que nos visitaron y llenaron los hoteles, y no la tenía ningún ciudadano de Oviedo. Su Gobierno ha dejado a toda esa gente, que usted dice que ha llenado los hoteles, sin un simple folleto con la información que cualquier ciudad de nuestro entorno tiene. Esa es la Cultura que usted reparte.


Por otro lado el señor Fernández, responsable de Seguridad ciudadana, enarbola en ese mismo medio escrito la bandera del "laicismo", da 14 vueltas a ese término para justificar su decisión con respecto a los funcionarios municipales de la Policía local y Bomberos. Decisión que les prohibía asistir con los uniformes que los representan acompañando a los pasos de Semana Santa como tradicionalmente han hecho. Esta prisa por justificar lo injustificable no hace más que darnos la razón, hasta los propios Bomberos le han dado un "zasca" en toda regla. Se siente usted muy orgulloso porque los bomberos han cumplido sus ordenes,  de acuerdo, pero los que acompañaron a La Soledad eran Bomberos, vestidos de Bomberos y así lo ha visto todo Oviedo, mire la foto de cabecera y dígame si eran o no eran bomberos. 
Pues señor Fernández, todo eso del laicismo del Estado está muy bien, peleen por ello, consigan los representantes necesarios en el Gobierno de España y CAMBIEN LA CONSTITUCIÓN, pues hasta que eso no ocurra nuestra Carta Magna deja bien claro el tipo de Estado que somos y lo que hay que defender: Artículo 16.


Desde OdP queremos agradecer al pueblo de Oviedo el apoyo que en las calles ( a pesar de la lluvia) ha tenido nuestra joven Semana Santa. Es hora de empezar a trabajar para la siguiente. 

Todos estos intentos de justificación no hacen más que reforzarnos en nuestras posturas. Se me viene a la cabeza la frase, mal atribuida al Quijote, pero muy popular "ladran, luego cabalgamos" , pues a seguir cabalgando hermanos, a seguir cabalgando. Ellos se han equivocado y lo saben. Lo dijeron antes de Semana Santa hablando de "malentendidos" y ahora con todas estas "justificaciones".





1 comentario:

  1. Es una vergüenza la actitud censora y autoritaria de algunos ''representantes'' municipales. Se escudan en un laicismo que no existe para hacer, precisamente, todo lo contrario al laicismo y la aconfesionalidad, una rancia confesionalidad. Sus creencias, las ateas (que son una creencia, como otra cualquiera), también pueden ser injustamente sobreapoyadas, y es lo que está haciendo, perseguir, amordazar, esconder, etc... una manifestación social y cultural de primer orden tan sólo porque no concuerda con sus ideas religiosas, promocionando (con recursos públicos) las suyas. Actúan como si el dinero de todos fuera suyo, como si la ciudad fuera suya, como si las conciencias fueran suyas.

    ResponderEliminar