miércoles, 22 de mayo de 2013

Martes del Campo. Martes de Esperanza en Oviedo




El día festivo de ayer , Martes del Campo en Oviedo, gira en torno a la imagen de Nuestra Señora de la Esperanza de Oviedo, nuestra querida "Balesquida".




El origen de esta fiesta tan tradicional en Oviedo está en la procesión que antaño se realizaba por la Cofradía de Nuestra Señora de la Esperanza de Oviedo. Está procesión partía de la Capilla de la Balesquida , sita en la Plaza de la Catedral, hasta la Capilla de Santa Ana de Mexide. 

En las primeras reglas de la Cofradía de las que se tiene constancia (datan de 1450 y aparecen en una tabla de S. XVII sita en la Capilla), se hacía constar la obligación de la Cofradía de además de realizar la citada procesión con parada en San Tirso a su vuelta para rezar un responso,  de entregar a cada cofrade "media libra de pan de fisga, torrezno y medio cuartillo de vino de pasado el monte". 


La procesión, con el paso del tiempo , dejó de ir hasta la Capilla de Santa Ana, para hacerlo hasta la Capilla de Santa Susana (ya desaparecida) situada en la esquina de la Calle Santa Susana con la Calle Pérez de la Sala. Dada la proximidad del Campo de San Francisco comenzó a comerse ahí el tradicional almuerzo campero.


En la actualidad la procesión ha sido trasladada al sábado anterior al martes de Pentecostés. Bien podía la Cofradía de Nuestra Señora de la Esperanza recuperar esta tradicional procesión del Martes de Pentecostés. Con un buen amigo comentaba ayer, Martes de Campo, lo ideal que sería este día para ver a la Virgen de la Esperanza por las calles de Oviedo como antaño, un día de fiesta, de fiesta grande en Oviedo. Estaría fenomemal que terminase esta procesión en el Campo de San Francisco con una Misa Campera presidida por la Señora.


El Martes del Campo la Capilla de la Esperanza de Oviedo se llena de actividad. A las diez de la mañana Santa Misa y bendición del pan. Mas de 700 "bollinos de cuernos" se repartieron entre los fieles una vez concluida la Misa, como siempre se agotaron en un momento.





Y de allí al Campo de San Francisco, al reparto del "Bollo preñado" y la botella de vino blanco, en recuerdo de aquella "media libra de pan de fisga, torrezno y medio cuartillo de vino de pasado el monte" que decían las antiguas Reglas de la Cofradía de Nuestra Señora de la Esperanza de Oviedo.


Pero no concluye ahí el día, la capilla de Nuestra Señora de la Esperanza de Oviedo continuó con una enorme actividad a la largo de todo el día,  hasta las nueve de la noche que cerró sus puertas. Cientos de personas se acercaron a realizar la tradicional y devota visita a la Señora para dejar su vela en el altar, llevarse un recuerdo en forma de imagen , medalla, estampita o pin y pedir la intercesión de la Madre por la salud propia y de los seres queridos.


Más de 600 velas iluminaban ayer el Altar de la Capilla de la Esperanza de Oviedo

3 comentarios:

  1. No sé si si una Misa campera en Martes de Campo me parece la mejor solución... yo preferíría retrasar el traslado a San Tirso al propio Sábado, y devolverla a su capìlla el Martes, tras la bendición del pan, y recorriendo un itinerario más largo que pasara por el entorno del Campo.

    ResponderEliminar
  2. Ahora esta procesion parece de Semana Santa. Tanto pesa La Esperanza? y esas flores?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso que es bueno o malo . ¿Que tienes problemas con las procesiones de Semana Santa?. Por otro lado y sin ir más hacia el sur ¿conoces alguna de las procesiones que se hacen en Llanes? , ¿son de Semana Santa?. Te aseguro que la Esperanza de Oviedo, nuestra querida "Balesquida", es la de "más peso" en la ciudad, si. Y las flores ¿qué les pasa?.

      Molesta que los fieles demostremos publicamente nuestra fe, que salgamos de los templos, que intentemos dar la mayor solemnidad y realce a cada uno de los actos que se hacen por las calles, pues no, yo no me avergüenzo ni pienso recluirme solo en los templos. Por mucho que algunos no quieran saber nada de las celebraciones religiosas y se queden con las profanas, no tiene ningún sentido, ninguno.

      Eliminar